Seguridad en Internet

Formular preguntas

 

La mejora forma de saber qué hace su hijo/a en Internet consiste en preguntar. Para saber qué hace su hijo/a en Internet y asegurarse de que actúa de forma segura cuando está conectado/a, debe formular las preguntas adecuadas sobre el modo en que utiliza Internet, ya sea a otros padres, a un amigo experto en Internet o a su hijo/a directamente.

 

Preguntas que debe hacerle a su hijo/a:

 

  • ¿Qué sitios visitas?
  • ¿Qué haces en esos sitios?
  • ¿Por qué visitas ese sitio?
  • ¿Cuánto tiempo pasas en el sitio?
  • ¿Te tuviste que registrar?
  • ¿Qué información te pidieron?
  • ¿Qué información diste?

 

Imprimir Acuerdo de Internet

Imprimir Seis consejos sobre seguridad

 

Dedique tiempo a navegar por la Web con su hijo/a. Esta es la mejor forma de saber qué tipo de interacciones mantiene su hijo/a en Internet, y con quién.

 

Comunicarse

 

Una vez que tenga una idea del modo en que su hijo/a utiliza Internet y de qué tiene a su disposición, podrá establecer unas directrices o normas sobre el uso de Internet. Tanto si desea establecer directrices sobre los sitios que puede visitar su hijo/a como si prefiere que sepa lo que debe hacer cuando está conectado/a, es fundamental que comunique claramente las normas a su hijo/a.

Hable a menudo con su hijo/a sobre los posibles riesgos y qué hacer en distintas situaciones. Anime a su hijo/a a que le haga preguntas sobre las situaciones con las que se encuentre. El hecho de conocer los riesgos a los que se enfrenta su hijo/a y hablar con frecuencia con él/ella sobre estos riesgos le ayudará a desarrollar su propia opinión y responsabilidad sobre el uso de Internet.

 

Reglas de seguridad

 

Aunque Internet ofrece increíbles oportunidades de entretenimiento, educación, conectividad, etc., cualquiera que se conecte debería tener unos conocimientos básicos sobre seguridad en línea. Es fundamental que enseñe estas normas básicas a sus hijos.

  1. No compartas nunca nombres de usuario y contraseñas de cuenta con ningún amigo o extraño, ya sea en línea o de otro modo.
  2. No reveles ningún tipo de información sobre tu identidad personal en los nombres de usuario, ya sean cumpleaños, hobbies, ciudad natal o colegio.
  3. No aportes ninguna información personal sobre ti mismo o sobre otra persona en ninguna comunicación, ya sea por correo electrónico o por chat.
  4. No compartas fotos tuyas, de tu familia o de tu casa con nadie que hayas conocido en Internet.
  5. No abras nunca mensajes de correo electrónico de remitentes desconocidos y ELIMÍNALOS.
  6. Si se recibes comentarios desagradables o amenazantes en línea, no respondas. Desconéctate e informa de la actividad a tus padres.
  7. Nada de lo que escribes en la Web es completamente privado. Debes tener cuidado con lo que escribes y a quién se lo escribes.
  8. No debes hacer planes para conocer en persona a alguien que hayas conocido en Internet.
  9. ANTE CUALQUIER DUDA, pide siempre ayuda a tus padres. Si tienes dudas, desconéctate.

 

Ciberacosadores

 

Al igual que un niño puede ser objeto de un comportamiento acosador o agresivo por parte de otros alumnos del colegio, también se puede sufrir acoso en Internet. Los llamados “ciberacosadores” pueden enviar imágenes o mensajes dañinos o crueles a través de Internet o de un dispositivo electrónico, como un teléfono móvil, para acosar, avergonzar, humillar o amenazar a su objetivo. Otras formas de acoso incluyen el pirateo de contraseñas, el robo de identidades y el chantaje. Hay muchos niños que pueden convertirse tanto en acosadores como en víctimas. Aunque algunos son anónimos, los ciberacosadores suelen ser niños que la víctima conoce de su colegio, campamento, comunidad o barrio.

Es importante hablar abiertamente con los niños sobre cómo hacer frente a los problemas de ciberacoso. Si su hijo/a se enfrenta a una forma de ciberacoso, recuerde que los acosadores buscan la reacción de su objetivo. Los niños deben evitar que la situación se prolongue absteniéndose de responder al acosador. Si el problema persiste, los padres deben ponerse en contacto con las autoridades locales. Asegúrese de guardar todos los mensajes, incluyendo fechas y horas.

 

Recursos

 

Los niños de dos años interactúan con Internet desde el portátil de sus padres. Sin embargo, al hacerse mayores, es posible que empiecen a entrar en Internet ellos solos, con toda la ayuda y el asesoramiento que usted pueda proporcionarles. Son los padres quienes deben decidir los controles que quieren establecer y cuándo desean relajar estos controles a medida que los niños crecen y maduran en su toma de decisiones. Estos son algunos recursos que puede utilizar para controlar el uso de Internet que hace su hijo/a:

  • Muchos sitios cuentan con guías para padres. Écheles un vistazo para asegurarse de cómo gestionan la seguridad los sitios que visita su hijo/a.
  • Algunos sitios ofrecen controles paternos. Utilice los controles paternos para saber a qué tiene acceso su hijo/a.
  • La mayoría de navegadores incluyen opciones que permiten bloquear sitios web o dominios enteros. Utilice estos controles para preseleccionar los sitios web que pueden o no pueden visitar sus hijos.
  • Busque software disponible para controlar el uso de Internet que hacen sus hijos.
  • Revise las políticas de privacidad de los sitios favoritos de su hijo/a para saber qué tipo de información se recopila sobre él/ella y cómo se utiliza esta información.

 

Volver al principio back-to-top